El IVA y las operaciones intracomunitarias

El IVA es un impuesto de naturaleza indirecta establecido sobre el consumo de bienes y servicios, gravando tres clases de operaciones: Mod 349

  • Entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas por empresarios y profesionales en el desarrollo de su actividad.
  • Adquisiciones y Entregas Intracomunitarias de Bienes que, en general, también son realizadas por empresarios o profesionales, aunque en ocasiones pueden ser realizadas por particulares (por ejemplo, adquisición intracomunitaria de medios de transporte nuevos).
  • Importaciones de bienes, cualquiera que sea quien las realice, ya sea empresario, profesional o particular.

En este post analizaremos el funcionamiento del Impuesto cuando se trata de Operaciones Comerciales realizadas entre personas o entidades residentes en el territorio español del IVA (del que están excluidas Canarias, Ceuta y Melilla) y personas o entidades residentes en el resto de la Unión Europea.levitra generico

En el IVA se usan los términos “importación” y “exportación” únicamente cuando se trata de adquisiciones o entregas de bienes a países no comunitarios, y de Adquisiciones y Entregas Intracomunitarias de bienes cuando éstas ser realizan a países comunitarios.

El gravamen de las Importaciones y las Adquisiciones Intracomunitarias se realiza de forma diferente: mientras las primeras deben liquidarse en la Aduana, las segundas se liquidan integradas en la Autoliquidación que periódicamente deba presentar cada empresa o profesional.

En el tráfico intracomunitario existe un tratamiento diferente según se trate de adquisiciones realizadas por particulares o por empresarios:

  • Las entregas de bienes a particulares tributan por regla general en el país de origen, es decir, en el país del empresario que efectúa la entrega. Por ejemplo: un particular que compre un televisor en Alemania y se lo haga traer a España, deberá pagar el IVA vigente en dicho país.
  • Las entregas de bienes a empresarios o profesionales, sujetos pasivos de IVA, tributan en el país de destino, es decir, en el país del empresario que adquiere, como Adquisición Intracomunitaria de Bienes. Por ejemplo: un autónomo que tenga un bar y que adquiera un televisor en Alemania, para instalar en su local, NO deberá pagar el IVA en Alemania, sino que deberá pagarlo en España incluyéndolo en la liquidación periódica de IVA que realice habitualmente.

Hay que tener en cuenta que no se aplica el régimen general de adquisiciones intracomunitarias a las adquisiciones realizadas en un Estado miembro que tributen por el régimen especial de bienes usados, objetos de arte, antigüedades y objetos de colección. ya que este régimen especial exige que la tributación se localice en el Estado de origen.

Para que las adquisiciones intracomunitarias estén gravadas por el impuesto deben cumplirse los siguientes requisitos:

  1. Debe configurarse la operación como adquisición intracomunitaria.
  2. Debe realizarse en el territorio de aplicación del IVA español.
  3. La operación no debe estar comprendida entre los supuestos de no sujeción o de exención previstos en la Ley.

En el tratamiento de las adquisiciones intracomunitarias de bienes deben distinguirse dos tipos de operaciones claramente diferenciadas:

  • Adquisiciones intracomunitarias de bienes realizadas en la Península e Islas Baleares por empresas y profesionales, que van a tributar por el IVA español como regla general. Para que se produzca este hecho imponible:
    1. Debe producirse la adquisición a través de compra de bienes materiales.
    2. Los bienes han de ser transportados desde otro Estado miembro al territorio de aplicación del impuesto. Si no hubiese transporte desde otro Estado miembro se daría a la operación el tratamiento de entrega interior en el Estado en que se produzca.
    3. El vendedor debe ser empresario o profesional.
    4. El adquirente debe ser empresario o profesional o persona jurídica que actúe en ejercicio de una actividad económica.
    5. Tanto el adquiriente como el vendedor deben estar incluidos en el Censo VIES formado por el Registro de Operadores Intracomunitarios de cada uno de los estados miembros de la UE y tener asignado, por tanto, el correspondiente NIF-IVA comunitario.

Si se dan estas cuatro circunstancias la tributación por IVA se localiza en el Estado del adquiriente del bien y en ningún caso en el Estado de origen del bien.

Una vez recibido el bien, la correspondiente factura deberá ser incluida en el Registro de Facturas Expedidas (por el IVA autorepercutido por el adquiriente del bien que debe ingresarse en Hacienda con la correspondiente autoliquidación periódica de IVA) y en el Registro de Facturas Recibidas (ya que al ingresar el correspondiente IVA de la adquisición comunitaria en la Agencia Tributaria éste se constituye, a su vez, para el adquiriente del bien, en IVA soportado). Si bien, por lo general, la operación es neutral, ya que el IVA Repercutido y el IVA Soportado, por una operación intracomunitaria, que se incluyen en la autoliquidación presentada a la Administración, son de idéntico importe, ello no se produce de igual manera cuando el adquiriente está obligado a aplicar la regla de prorrata y, por tanto, no puede deducirse el 100% del IVA que soporta, sea cual sea el origen de éste.

Por último, en el caso de que se produzca la adquisición o entrega intracomunitarias por parte de una empresa española, ésta deberá tener en cuenta la obligación de presentar bien con carácter mensual o con carácter trimestral o incluso anual la Declaración Recapitutativa de Operaciones Intra-comunitarias (Modelo 349) a la cual dedicaremos un post específico.

  • Adquisiciones intracomunitarias de bienes realizadas en la Península e Islas Baleares por:
    Particulares personas físicas.
    Personas jurídicas que no actúan como empresarios o profesionales y que carecen de NIF-IVA comunitario.
    Empresarios que tributan en el régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca y que no tienen NIF-IVA comunitario.
    Empresarios que realizan exclusivamente operaciones exentas del IVA y que no generan el derecho a la deducción del IVA soportado, desprovistos de NIF-IVA comunitario.

Cuando las personas citadas en los cuatro guiones anteriores efectúan adquisiciones de bienes en otros Estados miembros de la UE distintos de España, la tributación por IVA se localiza en el Estado de origen del bien y no hay sujeción al IVA español por el concepto “Adquisición Intracomunitaria de Bienes”. Exceptuando las adquisiciones de medios de transporte nuevos; en este caso, la entrega está exenta del IVA en el Estado de origen y se grava la adquisición intracomunitaria en España.

Por lo que se refiere a las prestaciones o adquisiciones de servicios en el ámbito intracomunitario, deberemos atender a las reglas de localización de la prestación de servicios a las que dedicaremos un post en este mismo blog.

Así el IVA se deberá devengar e ingresar por regla general en España, cuando:

  1. El destinatario sea un empresario o profesional y radique en la península y Baleares la sede de su actividad económica, con independencia de dónde se encuentre establecido el prestador de los servicios y del lugar desde el que los preste.
  2. El destinatario NO sea un empresario o profesional (un particular o persona jurídica que no actúa en ejercicio de su actividad económica) siempre que los servicios se presten por un empresario o profesional y la sede de su actividad económica desde la que los preste , se encuentre en el territorio de aplicación del Impuesto.

Así en los casos de adquisición de servicios por una empresa española a una empresa establecida en territorio de la UE, siempre y cuando estos servicios se entiendan prestados en territorio peninsular o de las Islas Baleares, se deberá aplicar la regla de INVERSION DEL SUJETO PASIVO, siendo el adquiriente el que deba autorepercutirse el IVA e ingresarlo en la Agencia Tributaria, mediante el procedimiento de inclusión en los libros registro de IVA explicado anteriormente.

En los caso de prestación de servicios por una empresa española a un empresa establecida en territorio de la UE, siempre y cuando estos servicios se entiendan prestados en el país de la empresa destinataria de los servicios, se deberá facturar el servicio SIN IVA ya que esté se entiende devengado en el país de destino.

Ambas operaciones, la de adquisición y la de prestación de servicios, deberán ser incluidas en la Declaración Recapitulativa de Operaciones Intracomunitarias (Modelo 349)

También te puede interesar:

El Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI)

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *