La Ley 27/2011 de 1 de agosto incorpora aspectos relativos a pensiones que pueden ser de su interés, a continuación enumeramos algunas de las más significativas:baixa

  • El período de cotización mínimo para acceder a la prestación contributiva se mantiene en 15 años, de los cuales al menos 2 deberán estar comprendidos dentro de los 15 años inmediatamente anteriores al momento de causar el derecho.
  • La edad de jubilación hasta ahora establecida en los 65 años, se fija en 67 años. En el 2013 se irá incrementando gradualmente la edad de jubilación que en el 2027, momento a partir del cual finaliza el régimen transitorio, será de 67 años.
  • En el 2027 cabe la posibilidad de acceder a la pensión de jubilación con la edad de 65 años, si se acreditan 38 años y seis meses cotizados.
  • La jubilación a los 61 años se mantiene para casos relacionados con crisis empresarial.
  • También referente a la jubilación anticipada, se contempla la posibilidad de acceder a ella a partir de los 63 años, siempre que se hayan cotizado 33 años y que el importe de la futura pensión resulte superior a la cantidad de la pensión mínima que correspondería al interesado al cumplimiento de los 65 años de edad.
  • Se elimina la jubilación especial a los 64 años.
  • Sobre el cálculo de la pensión, la cantidad de la pensión se determina por los últimos 25 años trabajados en lugar de los 15 años fijados en la anterior legislación. La medida se aplicará de forma gradual de tal manera que a partir del 2022 todas las pensiones se calcularán ya con los últimos 25 años.