Próximamente el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas aprobará una importante modificación del PGC Pymes para adecuarlo a las disposiciones de la Directiva 2013/34/UE, de 26 de junio de 2013. la cual establece unos criterios simplificados para confeccionar la contabilidad de las Pequeñas y Medianas Empresas.

Desde la publicación del actual marco normativo para la contabilidad de las Pymes, se ha observado que algunos de los requisitos establecidos en el mismo eran excesivos, lo cual  provocaba una compleja burocracia contable para determinar la situación económico financiera de pequeñas entidades que bastante hacen en poder mantener sus esfuerzos en la realidad competitiva del actual entorno económico.contable

Entre los criterios orientativos (que no de adaptación obligatoria) establecidos en la mencionada Directiva podemos destacar los siguientes:

– Concepto de pequeña y mediana empresa.

– Simplificación de las Cuentas Anuales. La Memoria, se transformará en una relación de “Notas a los Estados Financieros” en la que se establecerán unos 15 puntos de información obligatoria.

– Se recuperan:

  • la amortización del fondo de comercio en 10 años,
  • la activación de los Gastos de Constitución y de los Gastos de Primer Establecimiento,
  • el registro de los préstamos y otros pasivos por su valor nominal, abandonando el criterio del valor actualizado a la fecha de contratación,
  • la valoración por el criterio LIFO de las existencias,
  • el establecimiento del coste de producción o precio de adquisición como único criterio, abandonando por tanto el concepto de “valor razonable” tan complejo de entender para determinadas entidades,

– La desaparición del Estado de Cambios en el Patrimonio Neto para las pequeñas empresas, (lo cual ya ha quedado contemplado por la Ley 22/2015 de Auditoría de Cuentas que, en la Disposición Final 4ª, suprime dicha obligación cuando se pueda realizar el Balance de Situación en Modelo Abreviado)

Si todas estas modificaciones se establecen (cosa que dudamos) será como hacer un pequeño viaje en el tiempo al Plan Contable del año 90.

Podemos entender que la modificación prevista se ha iniciado en la nueva Ley de Auditoría de Cuentas 22/2015, de 20/07 ya que en los apartados 9 y 10 del artículo 3 se modifican los conceptos de entidades pequeñas y medianas, adaptándolos a los establecidos en el artículo 3 de la Directiva Comunitaria:

“Son entidades pequeñas y medianas, las que durante dos ejercicios consecutivos no superen, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

CONCEPTO PEQUEÑA MEDIANA
Total partidas del activo 4.000.000 € 20.000.000 €
Importe anual de la cifra de negocios 8.000.000 € 40.000.000 €
Plantilla media 50 250

Las entidades perderán esta consideración si dejan de reunir, durante dos ejercicios consecutivos, dos de las circunstancias a que se refiere este apartado.

En el primer ejercicio social desde su constitución, transformación o fusión, las entidades tendrán esta consideración si reúnen, al cierre de dicho ejercicio, al menos dos de las tres circunstancias expresadas en este apartado.”

La reforma que está elaborando el ICAC del PGC Pymes establecerá que se podrán acoger a la misma las entidades que cumplan con el requisito para ser consideradas Pequeñas, de acuerdo con los criterios de la Directiva Comunitaria.

No obstante, nos podemos encontrar con que habrá empresas pequeñas que se tendrán que auditar, en garantía de fiabilidad de la información contable suministrada a través de criterios simplificados y considerando que los criterios establecidos en el artículo 263 de la Ley de Sociedades de Capital para que una entidad deba someterse a Auditoría se mantienen:

a) Que el total de las partidas del activo no supere los 2.850.000 €

b) Que el importe anual de su cifra de negocios no supere los 5.700.000 €

c) Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a 50

Ahora nos queda esperar hasta Enero de 2016 que es cuando se prevé que el ICAC introduzca estas modificaciones.