Todos tenemos facturas de clientes que no hemos cobrado y que sabemos que muy posiblemente no cobraremos nunca. Es posible iniciar un procedimiento ante la Agencia Tributaria para recuperar las cuotas de IVA que hemos repercutido al cliente y que hemos ingresado en el Tesoro Público a pesar de no haber recibido el correspondiente cobro de la factura.subida_iva

Para ello se deberán cumplir determinadas condiciones establecidas en el artículo 80- cuatro de la Ley 37/92 del IVA y en el artículo 24 del RD 1624/92 del Reglamento del IVA:

 

Que el crédito resulte total o parcialmente incobrable. Esto ocurrirá siempre y cuando:

-Que haya transcurrido un año desde el devengo del impuesto repercutido sin que se haya obtenido el cobro de todo o parte del crédito. No obstante, y cuándo el titular del derecho de crédito sea un empresario o profesional cuyo volumen de operaciones no hubiera excedido durante el año natural inmediatamente anterior de 6.010.121,04 euros, el plazo del año mencionado pasa a ser de seis meses.

– Que la factura, o documento sustitutivo, impagada esté registrada en los libros fiscales y contables legalmente exigibles para este Impuesto.

– Que el destinatario de la operación actúe en la condición de empresario o profesional, o, en otro caso, que la base imponible de aquella, Impuesto sobre el Valor Añadido excluido, sea superior a 300 euros.

– Que el sujeto pasivo haya instado su cobro al deudor mediante reclamación judicial o por medio de requerimiento notarial, incluso aunque se trate de créditos afianzados por Entes públicos.

– Cuando se trate de créditos adeudados por Entes públicos, la reclamación judicial o el requerimiento notarial a que se refiere la condición anterior, se sustituirá por una certificación en la que conste el reconocimiento de la obligación a cargo del ente público y su cuantía.

– Con carácter general, no se podrá modificar la base imponible cuando, en general, el crédito esté especialmente garantizado.

Debe modificarse en plazo. Transcurrido un año desde la fecha de emisión de la factura sin haberse cobrado total o parcialmente el crédito, habrá que emitir otra factura que la rectifique en el plazo de tres meses.

Cuando el titular del derecho de crédito cuya base imponible se pretende reducir sea un empresario o profesional cuyo volumen de operaciones no hubiese excedido durante el año natural inmediato anterior de 6.010.121,04 euros, el plazo de un año a que se refiere el párrafo anterior será de seis meses.

La emisión de la nueva factura deberá comunicarse a la Administración Tributaria en el plazo de un mes.