Si estás pensando en ampliar tu red de ventas, has de evaluar que le interesa más a tu negocio, un vendedor propio o un agente independiente.

La elección de una u otra alternativa depende de diversos factores: la complejidad del producto, el grado de compromiso que se pretende con la red de ventas, la competencia, el mercado o área que se quiere abordar… Y también depende, principalmente, de los costes y de las consecuencias jurídicas de una u otra opción:

  • Costes. Los vendedores propios supondrán costes fijos (sueldo fijo, cotizaciones, desplazamientos y dietas) y costes variables (sus comisiones), mientras que los agentes independientes únicamente supondrán costes variables (las comisiones, aunque en un porcentaje superior a la de los vendedores propios).
  • Consecuencias jurídicas. Los vendedores tendrán una relación laboral con la empresa, mientras que los agentes comerciales tendrán una relación mercantil. Pero ello no implica que se pueda prescindir de los agentes sin coste alguno: en general, al final de la relación éstos tienen derecho a una indemnización por clientela. Y, según las circunstancias, también pueden tener derecho a una indemnización por daños y perjuicios.
  • Mínimos. Tanto en la relación laboral como en la mercantil pueden establecerse mínimos de venta razonables (cuyo incumplimiento puede dar lugar a la rescisión justificada del contrato).

La decisión depende de diversos factores económicos y jurídicos que nuestro personal especializado te ayudará a analizar. En la asesoría Pardo Bertolín te presentaremos un estudio detallado de la mejor opción para tu negocio. No dudes en contactar con nosotros.